Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2011

Qué será, será (No sé lo que digo, pero para ti lo escribo)

Publiqué esta entrada en mi blog sobre Vietnam porque habla de mi experiencia allí, pero creo que su verdadero sitio está aquí, en el mar de Ulises.

Qué será, que será (no sé lo que digo, pero para ti lo escribo)

El tren nocturno atraviesa las calles
de Hanoi y la detiene por unos segundos
una luz atropella el silencio
la ciudad y el tiempo congelados

Hablar de ti y del tiempo
de lo oscuro de una luz,
de lo claro de una noche,
de adivinarte y acertar

Observo los reflejos de Hoan Kiem
hay insectos disfrazados de luces
que bailan en el agua.
brillan como recuerdos,
flotan como tu cuerpo en mi memoria.
hay destellos en este mar inventado,
en este amar soñado
son olas de ciencia ficción
que rompen en la orilla del deseo.

Un viejo violinista vietnamita
me invita a cantar en el lago:
Qué será, será...

(Eso mismo me pregunto yo de vuelta a casa)

70 Dylan y un simple giro del destino

No suelo publicar textos de otros, pero me ha encantado esta versión de Nacho Vegas de la canción de Bob Dylan, "A simple twist of fate". Poesía en estado puro para celebrar los 70 años de este tipo raro que escribe tan bien (por describirlo mal y pronto).

"No me pidas que te cuente la verdad porque te arriesgas a que lo haga"(Bob Dylan)



"Un simple giro del destino", por Nacho Vegas

Enfilaron por el callejón
el cielo iba cambiando de color
ella lo miró, él notó un calor
recorriéndole los huesos
se sintió muy solo y viejo
y se dijo algo anda perdido
y esperó algún simple giro del destino.

Pensó en aquellas cosas que hizo mal
mientras bordeaba el canal
pararon en aquel sórdido hostal
donde la gente iba a follar
y el calor que antes sentía
se transformó en frío
en lo que era un simple giro del destino.

A lo lejos un acordeón
sonaba en el momento en que ella huyó
la luz entraba por la habitación
donde él aún dormido
soñaba con un anillo
en el fondo de un r…

Hicimos nuestro el viento

Hicimos nuestro el viento.
La brisa de tu nombre
recorriendo mi cuerpo,
mis versos huracanados
acariciando tus labios
y nuestros vendavales,
coreografías improvisadas
en la cama o frente al espejo.


Laberinto

Canta El Cantautor
que la respuesta está en el viento
Me susurra la distancia
vestida de refrán
que si yo quiero te olvido
Dicen algunos tan Panchos
que si tú me dices ven
lo dejo todo.
Por desnudarme con verdades
me dicen que tengo alma
de bolero.

Se han hecho añicos los mayos
de cristal
infancia de tortuga,
lenta, feliz y con caparazón
creyéndome a salvo del tiempo
entre playmobiles y hasta legos.

En la isla del tesoro habita
un bombero triste,
alérgico a las llamas
los incendios solo acaban
cuando moja las cerillas con sus lágrimas.

Cortocircuito húmedo,
amor impasible
fuego imposible.

Todo un sinsentido.
No te huelo
No te miro
No te toco
No te pruebo
No te oigo

Para encontrar tu boca
es preciso salir de este laberinto.

(Escritura automática. Medianoche de mayo en Hanoi. Suena "A menudo" Nimri)

Poemas para un "des"mayo

I.

El roce hace el cariño
y también la herida

II. Botiquín de segundos auxilios

Ahora que se han despegado las tiritas,
que caducó el bote de mercromina
y que el agua ha dejado de estar oxigenada,
vuelve -si eres tú-
o aparece -si eres otra-
porque nada decía el prospecto
sobre los efectos secundarios
de tu ausencia.