Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de enero, 2008

Tren destino Nantes

Se subió en Ancenis. Tenía esa cara infantil que tienen algunas chicas francesas. El cabello largo, frondoso; los ojos grandes, bien abiertos (hasta que decidió dormirse); sus labios eran gruesos, carnosos. Pedían a gritos ser besados. Sin duda, mi "Eva Green" iba en aquel vagón. Terminó de seducirme al abrir su boca para contestar una llamada telefónica. Sus paletas estaban levemente separadas. Era eso lo que la hacía aún más atractiva, su pequeña imperfección. Creo que nos cruzamos alguna mirada esquiva. Sí, de esas que se producen entre dos desconocidos. La perdí de vista cuando una nube de gente se levantó para recoger su equipaje. Habíamos llegado a Nantes

Di-verso

Mis palabras las puedes encontrar en cualquier diccionario

Yo, simplemente, las cambio de lugar

para escribir estos versos insomnes y confusos

La curiosidad del verano del 78

Dos años después, en el mismo país y casi en las mismas fechas vuelvo a escuchar esa música que me cautivó en una solitaria noche de invierno en Lyon. Recuerdo que ese día me apetecía estar solo. Curiosamente, este fin de semana también decidí quedarme solo. Sí, es curioso. Esta mañana me desperté tarde y me fui al cine privado (que no es otro que mi ordenador). Desde un pequeño pueblo del Loira, descubrí la vida secreta de las palabras, destapé las heridas de la guerra de los Balcanes, viajé al Mayo del 68 francés acompañado por Bertolucci y sus Soñadores. Al despertar revolucionario, siguió el drama del tráfico de drogas en Colombia. Después, volví a Europa para decirle adiós a Lenin.
Se puede viajar muy lejos y de formas muy diferentes y la melodía de una canción puede repetirse donde menos te imagines.

(Summer 78-Yann Tiersen)