Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de enero, 2011

Fin y principio

Echarte el humo a la cara
en algún bar
no será un recurso
de amor quinceañero.

Encender un mechero,
invitarte a un cigarrillo
no será el comienzo de
conversación
de discoteca.

Los ceniceros están huérfanos
de historias de amor.

Así es mejor,
sin excusas.

Tus ojos serán del color
de tus ojos
y tu cuerpo,
un lugar libre de humos.