Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2010

Facebook

Veo en un pequeño recuadro
que ahora eres amiga de
Brian y Marcella
y que a las nueve de este otoño
irás a beber melancolía
de once grados con Luis.

Descubro que te gusta
pisar los charcos
cuando llueve
y que detestas los inviernos
en abril.

Aunque ya no hablo contigo,
conozco tu ciudad actual
y recuerdo cuál fue tu origen,
que cumples años en diciembre
y te gusta prender fuego
al calendario si te arrastra
la nostalgia en primavera.

Últimamente has viajado a Lisboa,
intuyo que te mecen los tranvías
y te seducen los viejos cafés
color sepia.
Lo sé por tu fotografía
en aquella calle de Bruselas,
donde Magritte fumaba en pipa dorada.

Sueles cambiar de cara a menudo,
me divierten tus gafas de sol
en noviembre
y disfruto con tu colección de sonrisas
o el último vestido azul
que guardas en tu perfil.

Vuelves a estar soltera,
aunque te acompañan ciento veinte
comentarios por debajo
dándote ánimos
y diciendo que él era un idiota.

Aún tiritas cuando alguien te habla
del pasado.
Por eso has borrado mi felicitación
de cumpleaños
y ha…

"Busco cuerpo donde vivir"

A ti, que empiezas por donde acabas

Propongo habitar tu cuerpo,
ser el inquilino que se pierda
en todas tus habitaciones.

Quiero tus lugares con más luz,
las mejores vistas exteriores,
pero también tus rincones
más oscuros,
esos en los que poder perderse
en las tardes de invierno
-cuando es necesario entrar en calor-.

Propongo pagarte el alquiler
con besos, caricias,
con sábanas revueltas
y camas movedizas.

La fianza será mi complicidad,
vayan mis versos
como primera mensualidad.

Devuélveme una sonrisa
como acuse de recibo
y mañana mismo estaré en ti.

Mi silencio, tu nostalgia

Algún día repetirá
tu boca mi nombre,
resonará en tu oído
el eco incesante
de mis versos.

Puede incluso
que mi rostro
se refleje en tus espejos
o que confundas mi sombra
con las sombras de otros.

La melodía será invierno,
árboles desnudos
y la banda sonora original:
mi silencio, tu nostalgia.

Rovaniemi

Voy a encontrarme contigo
por casualidad.

He dejado escrito un mensaje
en un avión de papel.

Cuando llegue a tu destino,
aparecerá mi reflejo en tus ojos.

Habrá silencio y claridad,
como con el sol de medianoche.

Así se cerrará
el círculo.

Septiembre

Septiembre
equilibrista,
atravesando el filo
del calendario.

Septiembre
trapecista,
colgado de la incertidumbre
de los días.

Septiembre
acróbata,
saltando del verano
al otoño.

Septiembre
ilusionista,
hipnotizando
viajeros de madrugada

Septiembre
escapista,
preparando con magia
la huída.