Ir al contenido principal

Biutiful

¿Quién oye a los peces cuando lloran? (Henry David Thoreau)

Existe una vida perra que maltrata
y araña, que hiere y escuece,
sin servicios de atención al cliente,
repleta de urgencias,
con una lista de espera donde siempre
se cuela el olvido primero en la fila.

Hablo de ciudades oscuras cuando es de noche
y a plena luz. Hablo de niños sin juguetes.
Con padres, pero huérfanos. Hablo de mantas
que abrigan nubes grises
y piratas que naufragan en la calle
sin cofre del tesoro, sin paraísos
soñados en patera. Hablo de cuentos chinos
a la luz de la luna de un audi oscuro
que conduce a un taller inmundo
repleto de máquinas de coser injusticias.

Existe un mundo sórdido que vomita
cada mañana mientras tú y yo
-ajenos a él- devoramos donuts.
Allí hay cáncer y hay mendigos,
gente buena con mala suerte,
gente mala con poder,
gente sin poder hacer nada.
Y también hay desgraciados,
que con todo, nada.

Hablo de los rascacielos que presumen
de éxito mientras la gente se arrastra
por el fango del asfalto. Hablo de cuando la vida
es una alcantarilla y no sirve
tirar de la cadena. Hablo de las ratas
de primera clase. Del "business" si están de moda.

No es justo, me repito. Existe un mundo bipolar,
hablo de frío ártico, de una temperatura gélida
elevada al cuadrado. De un infierno que congela
y quema al mismo tiempo.

Y lo triste, lo verdaderamente injusto y triste es que
-para ti, para mí- el drama dura una página,
el boletín de hora 14, los 120 minutos
de una película o las líneas de un poema
con pretensiones de balcón.

Impresiones derivadas de este "biutuful world", que no cantaría Amstrong

Comentarios

Miguel Cobo ha dicho que…
Puede que nadie nos salve del naufragio, pero agarrarse a esta tabla poética "razón nos da de la esperanza". No sé, pero me parece que estás madurando un estilo tan personal que supone una incursión muy innovadora en el campo de la poesía social y del compromiso, con un lenguaje actual y hondo al mismo tiempo. Y el que piense que esto lo digo porque soy tu padre, se equivoca.

Un abrazo
mjm ha dicho que…
Existe también un mundo donde el amor y la calma son posibles, donde se vuelve una y otra vez a los paraisos de la infancia, donde la amistad crece y se reinventa a diario aunque no se alimente con la presencia (ayer hablé con tu padre en directo).
Tu poema destila tristeza y eso no está bien.
Intenta tentativas,experimentos, transformaciones,escapes,huidas,descargas, liberaciones, cambios, mutaciones,meditaciones hasta que te gustes a tí mismo y en el trozo del espejo que rompistes...te verás envuelto en un sudario de paz.
Nota: Esto último no es mío es un poema de G.F.
Un beso desde el Realejo.
Alfonso C. Cobo Espejo ha dicho que…
Agradezco siempre tus palabras, papá. Hay situaciones, problemas que no dejan a uno indiferente, aunque sea por un lapso de tiempo. Escribir es esperanza y desahogo. Confesión en primera persona. Desnudez.

.............

María José, el poema destila en este caso realidad. La que está oculta en una calle que pisamos a diario. La realidad escondida que no queremos buscar. Yo no me disgusto a mí mismo. Soy afortunado. Me disgustan ciertos alrededores. Historias desconocidas, subterráneas del extrarradio y del "intrarradio" de las ciudades que habitamos. Besos.
Andrea ha dicho que…
Me encanta.
Y me indigna que muy poca gente vea ese mundo, que no es otro que el nuestro.
Alfonso C. Cobo Espejo ha dicho que…
Gracias, Andrea. Es un placer verte, tú que eres tan primer atún. Besos.

Entradas populares de este blog

Facebook

Veo en un pequeño recuadro
que ahora eres amiga de
Brian y Marcella
y que a las nueve de este otoño
irás a beber melancolía
de once grados con Luis.

Descubro que te gusta
pisar los charcos
cuando llueve
y que detestas los inviernos
en abril.

Aunque ya no hablo contigo,
conozco tu ciudad actual
y recuerdo cuál fue tu origen,
que cumples años en diciembre
y te gusta prender fuego
al calendario si te arrastra
la nostalgia en primavera.

Últimamente has viajado a Lisboa,
intuyo que te mecen los tranvías
y te seducen los viejos cafés
color sepia.
Lo sé por tu fotografía
en aquella calle de Bruselas,
donde Magritte fumaba en pipa dorada.

Sueles cambiar de cara a menudo,
me divierten tus gafas de sol
en noviembre
y disfruto con tu colección de sonrisas
o el último vestido azul
que guardas en tu perfil.

Vuelves a estar soltera,
aunque te acompañan ciento veinte
comentarios por debajo
dándote ánimos
y diciendo que él era un idiota.

Aún tiritas cuando alguien te habla
del pasado.
Por eso has borrado mi felicitación
de cumpleaños
y ha…

Constelación KTM

Por las noches hay perros
con la mirada azul
solo la luz de sus ojos
desafía a la oscuridad
de las calles de este valle,
-ciudad de ciudades-
que duerme, sueña y despierta
rodeado de montañas fugaces
que, como estrellas,
aparecen y desaparecen
según los deseos de las nubes.

Instantánea nocturno-sonora de verano en Katmandú

Los aviones vuelan por la noche en Katmandú
como si volaran más cerca todavía
de lo que vuelan.

Los cláxones suenan por la noche en Katmandú
Como si sonaran más cerca todavía
de lo que suenan.

Los perros ladran por la noche en Katmandú
como si ladraran más cerca todavía
de lo que ladran.

Las ranas croan por la noche en Katmandú
como si croaran más cerca todavía
de lo que croan.

Los grillos grillan por la noche en Katmandú
como si grillaran más cerca todavía
de lo que grillan.

La lluvia cae por la noche en Katmandú
como si cayera más cerca todavía
de lo que cae.