Ir al contenido principal

Tercer recuadro, parte superior izquierda



A ti, que te llamas despertar
y aún no lo sabes.

Te sugiero
que compres el periódico
un viernes cualquiera.
Busca una página impar,
huye del color salmón
porque apesta a crisis
y tú no quieres seguir la corriente.
Evita el drama y la corrupción:
hay demasiada sangre amarilla
y ya bastante honor perdió Katharina Blum.

¿Me has encontrado?
¿Sí? Por fin, ya era hora:
Efectivamente, estoy ahí
en el tercer recuadro,
parte superior izquierda
disfrazado de anuncio por palabras:
"joven perdido suicida al verano
para encontrarse contigo este invierno".

No,
no seré yo quien gestione tu frío.
Son otros los servicios que presto:
yo arropo cuerpos desnudos
a plazo variable
y beso astrolabios,
los que ocultas cuando anocheces la entrepierna,
los que se abren si no me cruzo de brazos.

me ofrezco también a aprenderte de memoria
y a olvidarte si te canso.

Mientras algo de eso ocurre,
te propongo huidas temporales
de los mapas rutinarios,
martes con sabor a terrazas de verano
y cometas que no se dejan
sobornar por las tormentas.

Instrucciones de lectura: escuchar los primeros minutos de esta sugerente música que parece que gotea y acaricia al mismo tiempo.

Comentarios

Desde la luna ha dicho que…
Empiezo a leerte a 40ºC y termino con la piel de gallina y una sonrisa en los labios... Grande.
Miguel Cobo ha dicho que…
Si no fuera porque eres mi hijo, te elogiaría sin reservas. Pero como lo eres, celebraré una fiesta.
EMILIO CALVO DE MORA ha dicho que…
Lo elogio yo, Miguel. Déjame, como padre, coger los bartulos que tú no puedes.
Le falta música. Letra ya lo es.
IRENE• • • ha dicho que…
Me apunto yo también al elogio, y a la fiesta si se me permite, ya que estamos...
Genial el poema, en serio. De esos que te despiertan un latido más fuerte de la cuenta y hasta te asustas y todo.

"me ofrezco también a aprenderte de memoria
y a olvidarte si te canso."

AFÚ...
Alfonso C. Cobo Espejo ha dicho que…
Los mensajes Desde la luna siempre son aire fresco en este mar, que no se cansa. Gracias por tus palabras.
...................................

Juntos celebraremos esta fiesta el día que regrese. Cantaremos con Serrat "Hoy puede ser un gran día". Me lo planteo así. Un abrazo, papá.
...................................

Emilio, agradezco tu comentario. Que cada cual le ponga su melodía y bailemos al ritmo que marca la madrugada en una cumbre. Abrazos
...................................

Irene, celebro que te guste mi poema. Tus palabras me han llegado sinceras a estas tierras. Y las estimo y guardo como recuerdo. Un beso con acento vietnamita (ese, que nunca aprenderé a pronunciar bien)

Entradas populares de este blog

El poeta puede

El poeta puede ver el beso
medio lleno o medio vacío
El poeta lima
El poeta lame
El poeta no tiene lema
El poeta le busca todas las vueltas a Roma
rema que te rema
rima que te rima
de ramo en ramo
El poeta puede volar por los aires
y estrellarse en el cielo.
Acaso entonces se da cuenta:
su poema ha llegado a su ocaso.

Mañana iremos todos juntos a comer croquetas

Estaba en Madrid. Tenía un trabajo bonito y mal pagado. Vivía rodeado de libros, de viejas y de nuevas historias. Esa tarde era un parque y primavera. Una llamada cerró el parque y nubló el cielo. No quiero escribir aquí sobre las lágrimas que recorrieron aquel trayecto de vuelta a casa. Me niego.

Yo escribo aquí sobre el río de generosidad que se desbordaba siempre a tu paso. Me gustaría hablar también de la lluvia. En tu casa diluviaban besos. Yo he crecido regado por tu cariño y tu alegría.

Han pasado seis años y tu río no se seca porque siempre llueves, abuela.

Me gustaría mucho decirte que soy feliz y que mañana, después de misa con zapatos nuevos, iremos todos juntos a comer croquetas.





Tarde de frío

El domingo tirita
cuando se hace de noche
y sabe que su tiempo aquí se acaba.

Bicicletas de invierno
reclaman su condición de juguete de verano
y las manos en el manillar
suplican guantes a Dios.

La lluvia
se presenta en la escena
sin tarjeta de invitación.
La dejan pasar
a pesar de eso.

No hay manual para calles mojadas
cansadas de asfalto
ni instrucciones para sortear
charcos.

Pedales y frenos.
Luces.
Intermitentes.

Algún día el viento
te dirá algo.