Ir al contenido principal

La vida normal



Levantarse temprano,
poner la radio
y escuchar, al menos, una noticia buena.

Preparar el desayuno,
café con leche, tostadas
con aceite de oliva y un zumo.

Ducharse con agua caliente
si es invierno,
vestirse e ir a trabajar.

Mirarse en los espejos, en el metro
y en los retrovisores.
Seguir el movimiento de los parabrisas (si llueve).

Llegar al campo o a los ascensores,
decir buenos días a alguien
y hablar del tiempo.

Coger las herramientas, regar las flores,
escribir un informe, componer una canción,
grabar una película, diseñar una casa,
curar a un animal, enseñar una lección
arreglar una avería, defender a un inocente,
juzgar al delincuente, limpiar la calle,
recoger la basura, preparar los menús del día,
apagar un incendio, transportar personas,
transportar mercancías, escribir un libro,
publicar un libro, alcanzar un acuerdo,
vender tomates, abrir el quiosco,
desatascar las tuberías, salvar vidas.

Después, salir del campo o de los ascensores,
volver a casa y besar a los que quieres,
preguntar cómo te ha ido el día.

Salir a dar un paseo, ir al cine, leer,
viajar por los parques, cocinar,
escuchar música, jugar, leer.

Planear unas vacaciones. ¿un tren, un avión?
¿ver el mar? ¿asomarse desde una montaña?
Luego, dormir. Y soñar. ¿Por qué no soñar?

La gente honrada solo quería eso.
Era la vida normal.

PD: Suena Luciano Cilio, magnífico compositor italiano que he descubierto recientemente. Cilio nació en Nápoles y murió en Milán demasiado pronto, dos días antes de que yo naciera (un 21 de mayo, a la edad de 33 años). ¿Quién sabe qué acabó con su vida? Se suicidó.

Comentarios

Miguel Cobo ha dicho que…
Es muy bonito escribir sin metáforas: A los poetas se les ha olvidado. Para ellos escribir poesía es, por ejemplo, "escanciar la luna sobre un campo de amapolas azules hasta que despierten los mirlos". Y entonces, la mayoría de la gente te manda a la mierda.

Un abrazo, Alf, ¡y no tardes tanto en volver!
Emilio Calvo de Mora Villar ha dicho que…
Hermoso. Cantabile incluso. Me ha puesto en marcha para salir a trabajar. Alegre. Con la poesía dentro, Alfonso. El primer poema de Ulises...
Carlos ha dicho que…
Hermoso. La vida, debería de ser así, sencilla y hermosa.
Alfonso C. Cobo Espejo ha dicho que…
Lo bonito es encontrarte con las palabras de tu padre cuando vuelves del trabajo. Mi poesía es aprendiz y tengo al mejor maestro (en todos los sentidos) en casa.

Un abrazo, papá.

............................

Emilio. Cuánto me alegra que mis palabras te hayan alegrado. Bendita redundancia. Gracias por pasar por aquí, por tus comentarios recientes que animan al perezoso a volver a intentar inventarse algún poema.

..............................

Carlos. Gracias por bañarte en mis mares. Ojalá para ciertas cosas la vida deje de ser condicional.

Un abrazo
mati ha dicho que…
la gente honrada sólo quería eso..
que bonitos versos, reales, al alcance de la mano.. al salir de los campos o los ascensores!
me ha encantado, la música también, gran descubrimiento ..
un besazo

Entradas populares de este blog

Facebook

Veo en un pequeño recuadro
que ahora eres amiga de
Brian y Marcella
y que a las nueve de este otoño
irás a beber melancolía
de once grados con Luis.

Descubro que te gusta
pisar los charcos
cuando llueve
y que detestas los inviernos
en abril.

Aunque ya no hablo contigo,
conozco tu ciudad actual
y recuerdo cuál fue tu origen,
que cumples años en diciembre
y te gusta prender fuego
al calendario si te arrastra
la nostalgia en primavera.

Últimamente has viajado a Lisboa,
intuyo que te mecen los tranvías
y te seducen los viejos cafés
color sepia.
Lo sé por tu fotografía
en aquella calle de Bruselas,
donde Magritte fumaba en pipa dorada.

Sueles cambiar de cara a menudo,
me divierten tus gafas de sol
en noviembre
y disfruto con tu colección de sonrisas
o el último vestido azul
que guardas en tu perfil.

Vuelves a estar soltera,
aunque te acompañan ciento veinte
comentarios por debajo
dándote ánimos
y diciendo que él era un idiota.

Aún tiritas cuando alguien te habla
del pasado.
Por eso has borrado mi felicitación
de cumpleaños
y ha…

Abuelo Paco

En memoria de mi querido abuelo Paco,
que se marchó hace 24 años.


Siete años
y era invierno.
Yo aún no lo sabía.
Con esa edad
nadie te enseña
a escribir
la palabra muerte.
Así que pinté
a mi abuelo en
un dibujo:
estaba rodeado
de sí mismo
y podía flotar
encima de las nubes.
Yo las pinté blancas,
sin saber
que era un día gris.
Hoy tengo ya memoria.
Puedo incluso perderla
o inventarla.
Yo recuerdo a un loco
con una bolsa de supermercado
en la cabeza.
También recuerdo a otro,
a las afueras del pueblo.
Cigarro en boca,
deambula entre la carretera
y los olivares.
Todo eso fue después,
cuando ya no estaba él.
Se me olvida el día
en que empecé a andar,
pero todavía sé mirar de pequeño
y levantar la cabeza
para ver personas grandes.
Yo te encuentro así, abuelo.

Trece febreros y dos días

Han pasado trece febreros.
Trece febreros y dos días.
El invierno era entonces distinto.
Más largo,
más frío.
Yo era un joven de secano
que buscaba mensajes en el mar.
Hoy,
trece febreros y dos días después
sé que no hay guaridas para náufragos
y que no hay náufrago
que no busque,
alguna vez,
una guarida.