Ir al contenido principal

¡Boom!


¿Quién abrió la caja
de Pandora?
Alguien la frotó
creyendo que -maravillosamente-
aparecería el buen amigo
de Aladino.

Sin embargo, despertó el mal genio.
Tres deseos a la basura,
y muchos cuentos chinos.

Mil y unas noches sin conciliar
el sueño,
durmiendo en una alfombra
de cristales rotos.

Se clavan cada día
los titulares,
porque son tristes los que dicen
la verdad,
porque los que mienten
son mentira.
Todos muestran las armas de destrucción masiva.
Sí, tenía razón el bigote en la sombra:
están mucho más cerca de lo que nosotros pensamos.

Leo que hay una plaga contagiosa de incertidumbre
y yo no me vacuné a tiempo
(¿acaso hay inyecciones contra la estupidez?),
que la hipocresía se extiende como una pandemia,
ministras de sanidad en su insano juicio,
que se ríen en tu cara pronunciando
sombras.
Aumenta la venta de panderetas.

A mí se me ocurre gritar
¡GRITAR!
Luego voy y me callo.
Contradicciones al uso.
Escucho música, que dice que amansa a las fieras,
pero soy hombre elefante,
que no teme a disparos reales
¿o sí debo ponerme escudos antimisiles en los pies?

La sociedad es un zumo concentrado, un spray ambientador:
"¿agitar antes de usar?"
¿Por qué?
Se me vuelve a ocurrir gritar
mientras escucho canciones de Love of Lesbian
como si fuera un loco despechado,
como un idiota capaz de congelarse en un horno encendido
¡voy a romper las ventanas!

Busco trabajo.
pero, ¿busco trabajo?
Enfermedad contagiosa, te hablaba antes de eso.
De gritar y luego callarse. Me vuelve a salir una sucesión de líneas
a las que dudo si es legal llamar versos.
¿Es un crimen hacer poemas de dudas sin invitar a las nubes?
Que me detengan.
He cogido un miedo enorme a las tijeras.
Confieso que he pecado, señor. Escribo para no enloquecer
y para volverme loco. Y para volverte loca.

¿Me crees? Sé que lo harías
si fuera capaz de pagarte las facturas de la luz
para siempre. Sí aprendiera a encenderte
toda la eternidad a oscuras.
Me atrevo a prometerte esto último.

Tienes mi compromiso por escrito de Babel.
Mi lengua no se desmorona.

He vuelto a abrir el periódico. Han caducado las páginas
y me ha abandonado abril. Así que hago clic y abro un link
de infojobs. La panacea del fracaso. Tu CV es un yogurt
natural del año pasado.

Natural es que, entre todas las ofertas,
se busquen
acróbatas,
contorsionistas y
equilibristas.





Comentarios

Beluka ha dicho que…
Busquemos felices, tienen que quedar deseos!
Miguel Cobo ha dicho que…
Tratándose de la "Guarida de los náufragos" es lógico que el que escribe trate de aferrarse a cualquier tabla de salvación. Y escribir estos textos lúcidos es una de la formas de salvarse.

Un abrazo, fils
Anónimo ha dicho que…
un abrazo desde canarias don alfonso!!!.Zeben

Entradas populares de este blog

Facebook

Veo en un pequeño recuadro
que ahora eres amiga de
Brian y Marcella
y que a las nueve de este otoño
irás a beber melancolía
de once grados con Luis.

Descubro que te gusta
pisar los charcos
cuando llueve
y que detestas los inviernos
en abril.

Aunque ya no hablo contigo,
conozco tu ciudad actual
y recuerdo cuál fue tu origen,
que cumples años en diciembre
y te gusta prender fuego
al calendario si te arrastra
la nostalgia en primavera.

Últimamente has viajado a Lisboa,
intuyo que te mecen los tranvías
y te seducen los viejos cafés
color sepia.
Lo sé por tu fotografía
en aquella calle de Bruselas,
donde Magritte fumaba en pipa dorada.

Sueles cambiar de cara a menudo,
me divierten tus gafas de sol
en noviembre
y disfruto con tu colección de sonrisas
o el último vestido azul
que guardas en tu perfil.

Vuelves a estar soltera,
aunque te acompañan ciento veinte
comentarios por debajo
dándote ánimos
y diciendo que él era un idiota.

Aún tiritas cuando alguien te habla
del pasado.
Por eso has borrado mi felicitación
de cumpleaños
y ha…

Abuelo Paco

En memoria de mi querido abuelo Paco,
que se marchó hace 24 años.


Siete años
y era invierno.
Yo aún no lo sabía.
Con esa edad
nadie te enseña
a escribir
la palabra muerte.
Así que pinté
a mi abuelo en
un dibujo:
estaba rodeado
de sí mismo
y podía flotar
encima de las nubes.
Yo las pinté blancas,
sin saber
que era un día gris.
Hoy tengo ya memoria.
Puedo incluso perderla
o inventarla.
Yo recuerdo a un loco
con una bolsa de supermercado
en la cabeza.
También recuerdo a otro,
a las afueras del pueblo.
Cigarro en boca,
deambula entre la carretera
y los olivares.
Todo eso fue después,
cuando ya no estaba él.
Se me olvida el día
en que empecé a andar,
pero todavía sé mirar de pequeño
y levantar la cabeza
para ver personas grandes.
Yo te encuentro así, abuelo.

Trece febreros y dos días

Han pasado trece febreros.
Trece febreros y dos días.
El invierno era entonces distinto.
Más largo,
más frío.
Yo era un joven de secano
que buscaba mensajes en el mar.
Hoy,
trece febreros y dos días después
sé que no hay guaridas para náufragos
y que no hay náufrago
que no busque,
alguna vez,
una guarida.