Ir al contenido principal

Nhaneca


Chibia, provincia de Huila-Angola. Septiembre 2015. Foto: Alfon Cobo


Vengo de una tribu blanca del sur de Europa,

Nací al lado de un río que se llama Guadalquivir

porque un día, de otro siglo, así lo quisieron nombrar los árabes.

Ellas pertenecen a una tribu negra del sur de África,

Nacieron cerca del río Cunene, entre Namibia y Angola.

Desconozco quién puso ese nombre al río y por qué lo bautizó así.

Ahora estamos juntos en un espacio pequeño de Chibia,

una pequeña ciudad de la provincia de Huila.

Ellas acaban de bailar.

Yo acabo de sacar la cámara.

Nos regalamos una colección de miradas extrañas y curiosas.

Yo miro sus peinados, sus pechos desnudos y caídos, su ropa.

Supongo que ellas miran mi piel blanca, mi barba, mi ropa.

Les pregunto, con un gesto, si puedo disparar.

Una de ellas me mira y sonríe.


La tribu "Nhaneka" agrupa a un conjunto de etnias agropastoras del suroeste de Angola. Viven a lo largo del curso del río Cunene y la mayor parte se encuentra en la provincia de Huila. El peinado de sus mujeres, hecho con barro, varía en función de la fase de la vida que atraviesan.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Facebook

Veo en un pequeño recuadro
que ahora eres amiga de
Brian y Marcella
y que a las nueve de este otoño
irás a beber melancolía
de once grados con Luis.

Descubro que te gusta
pisar los charcos
cuando llueve
y que detestas los inviernos
en abril.

Aunque ya no hablo contigo,
conozco tu ciudad actual
y recuerdo cuál fue tu origen,
que cumples años en diciembre
y te gusta prender fuego
al calendario si te arrastra
la nostalgia en primavera.

Últimamente has viajado a Lisboa,
intuyo que te mecen los tranvías
y te seducen los viejos cafés
color sepia.
Lo sé por tu fotografía
en aquella calle de Bruselas,
donde Magritte fumaba en pipa dorada.

Sueles cambiar de cara a menudo,
me divierten tus gafas de sol
en noviembre
y disfruto con tu colección de sonrisas
o el último vestido azul
que guardas en tu perfil.

Vuelves a estar soltera,
aunque te acompañan ciento veinte
comentarios por debajo
dándote ánimos
y diciendo que él era un idiota.

Aún tiritas cuando alguien te habla
del pasado.
Por eso has borrado mi felicitación
de cumpleaños
y ha…

Trece febreros y dos días

Han pasado trece febreros.
Trece febreros y dos días.
El invierno era entonces distinto.
Más largo,
más frío.
Yo era un joven de secano
que buscaba mensajes en el mar.
Hoy,
trece febreros y dos días después
sé que no hay guaridas para náufragos
y que no hay náufrago
que no busque,
alguna vez,
una guarida.

El poeta puede

El poeta puede ver el beso
medio lleno o medio vacío
El poeta lima
El poeta lame
El poeta no tiene lema
El poeta le busca todas las vueltas a Roma
rema que te rema
rima que te rima
de ramo en ramo
El poeta puede volar por los aires
y estrellarse en el cielo.
Acaso entonces se da cuenta:
su poema ha llegado a su ocaso.