Ir al contenido principal

Mantigue



Hay unos pescadores que viven en Mantigue.
Son apenas cincuenta.
Mantigue es una isla pequeña de Filipinas.

Para los turistas, Mantigue es el paraíso.
Baños de agua azul cristalina,
reposo de arena blanca,
peces y corales de colores.
Los turistas suelen quedarse un día.
Algunos, quizás dos.

Para los pescadores, Mantigue es una isla pequeña.
El agua cristalina es el primer paso para salir a pescar;
la arena blanca, un lugar donde aparcar la banca;
y los peces, su alimento básico.
Los pescadores viven allí desde hace cuarenta y cinco años.
Algunos, quizás más.

Comentarios

José Luis Martínez Clares ha dicho que…
El mundo y sus perspectivas... Muy bueno. Saludos
Alfon Cobo ha dicho que…
Gracias, José Luis. Hoy los pescadores siguen allí. Yo solo fui ave de paso y peso. Abrazos.

Entradas populares de este blog

El poeta puede

El poeta puede ver el beso
medio lleno o medio vacío
El poeta lima
El poeta lame
El poeta no tiene lema
El poeta le busca todas las vueltas a Roma
rema que te rema
rima que te rima
de ramo en ramo
El poeta puede volar por los aires
y estrellarse en el cielo.
Acaso entonces se da cuenta:
su poema ha llegado a su ocaso.

Tarde de frío

El domingo tirita
cuando se hace de noche
y sabe que su tiempo aquí se acaba.

Bicicletas de invierno
reclaman su condición de juguete de verano
y las manos en el manillar
suplican guantes a Dios.

La lluvia
se presenta en la escena
sin tarjeta de invitación.
La dejan pasar
a pesar de eso.

No hay manual para calles mojadas
cansadas de asfalto
ni instrucciones para sortear
charcos.

Pedales y frenos.
Luces.
Intermitentes.

Algún día el viento
te dirá algo.

Facebook

Veo en un pequeño recuadro
que ahora eres amiga de
Brian y Marcella
y que a las nueve de este otoño
irás a beber melancolía
de once grados con Luis.

Descubro que te gusta
pisar los charcos
cuando llueve
y que detestas los inviernos
en abril.

Aunque ya no hablo contigo,
conozco tu ciudad actual
y recuerdo cuál fue tu origen,
que cumples años en diciembre
y te gusta prender fuego
al calendario si te arrastra
la nostalgia en primavera.

Últimamente has viajado a Lisboa,
intuyo que te mecen los tranvías
y te seducen los viejos cafés
color sepia.
Lo sé por tu fotografía
en aquella calle de Bruselas,
donde Magritte fumaba en pipa dorada.

Sueles cambiar de cara a menudo,
me divierten tus gafas de sol
en noviembre
y disfruto con tu colección de sonrisas
o el último vestido azul
que guardas en tu perfil.

Vuelves a estar soltera,
aunque te acompañan ciento veinte
comentarios por debajo
dándote ánimos
y diciendo que él era un idiota.

Aún tiritas cuando alguien te habla
del pasado.
Por eso has borrado mi felicitación
de cumpleaños
y ha…