Ir al contenido principal

Vendredi nuit

Pienso en acantilados
y en precipicios,
en el filo de la navaja,
en el tiempo
y en ti.

Todo da vértigo.

¿Tengo miedo a las alturas?
Puede ser,
porque las cumbres más escarpadas
están a ras de suelo
y no en Saturno.

A millones de años luz
no hay ratas por las aceras
como en esta ciudad
que llueve lenta,
de madrugada.

¿Hay que tener algo roto
para escuchar crujidos?

A veces tirito
y no hace frío.

Escuchando "Crujidos", de Nacho Vegas.

Comentarios

Miguel Cobo ha dicho que…
Me parece un poema magnífico, por su hondura y por su sencillez y porque se reconoce en él la voz personal del poeta (personal e intransferible). Nada que ver con esos artifcios conceptuales, esteticistas, narcisistas, tan de moda. Como no te puedo dar el premio Adonais, te doy el de la "Paternidad poética". Quien no te pueda sorprender con dos versos, que no te aburra con diez mil.
Un abrazo, Alfonso. Y sigue siendo tan auténtico.

P.d. El comentario anterior era el mismo, pero tenía una errata y la he corregido.
Alfonso C. Cobo Espejo ha dicho que…
Qué mejor premio que el de un padre. Gracias por tu comentario. Un abrazo fuerte!
Anónimo ha dicho que…
- ¿Cómo no equivocarse más?
- Quizás, no hacer nada, no moverse.
Otra vez discutiendo con la memoria.
Es solo un día más en el que decidir si está bien o mal no recordar.
De nuevo, reflexionando sobre el pudor y la vergüenza.
Más instantes gastados en torno a la idea del significado y el sentido.
Momentos que traen palabras
que vienen cargadas de infinitas interpretaciones.
- ¿Qué hacer para no cometer los mismos errores de nuevo?
- No dar un paso más.
Alfonso C. Cobo Espejo ha dicho que…
Anónimo, no hay que quedarse quieto. No hay pudor ni vergüenza. Hay memoria e incertidumbre, que en cantidades adecuadas, nunca está de más.
QuietBrown ha dicho que…
Ay, ay, los crujidos... Poco a poco estoy volviendo a pasearme por blogs, una gozada siempre parar en el tuyo =)
¡Saludos!
Alfonso C. Cobo Espejo ha dicho que…
Gracias por ser fiel a mi orilla, QuiteBrown. Besos
galapaguin ha dicho que…
llueve lenta janoi, por eso no se cansa, por eso encanta, por su acogedora sordidez...

cuando voy en bici por truc bach siempre pienso "oh, si, sucia libertad!"

Entradas populares de este blog

Facebook

Veo en un pequeño recuadro
que ahora eres amiga de
Brian y Marcella
y que a las nueve de este otoño
irás a beber melancolía
de once grados con Luis.

Descubro que te gusta
pisar los charcos
cuando llueve
y que detestas los inviernos
en abril.

Aunque ya no hablo contigo,
conozco tu ciudad actual
y recuerdo cuál fue tu origen,
que cumples años en diciembre
y te gusta prender fuego
al calendario si te arrastra
la nostalgia en primavera.

Últimamente has viajado a Lisboa,
intuyo que te mecen los tranvías
y te seducen los viejos cafés
color sepia.
Lo sé por tu fotografía
en aquella calle de Bruselas,
donde Magritte fumaba en pipa dorada.

Sueles cambiar de cara a menudo,
me divierten tus gafas de sol
en noviembre
y disfruto con tu colección de sonrisas
o el último vestido azul
que guardas en tu perfil.

Vuelves a estar soltera,
aunque te acompañan ciento veinte
comentarios por debajo
dándote ánimos
y diciendo que él era un idiota.

Aún tiritas cuando alguien te habla
del pasado.
Por eso has borrado mi felicitación
de cumpleaños
y ha…

Abuelo Paco

En memoria de mi querido abuelo Paco,
que se marchó hace 24 años.


Siete años
y era invierno.
Yo aún no lo sabía.
Con esa edad
nadie te enseña
a escribir
la palabra muerte.
Así que pinté
a mi abuelo en
un dibujo:
estaba rodeado
de sí mismo
y podía flotar
encima de las nubes.
Yo las pinté blancas,
sin saber
que era un día gris.
Hoy tengo ya memoria.
Puedo incluso perderla
o inventarla.
Yo recuerdo a un loco
con una bolsa de supermercado
en la cabeza.
También recuerdo a otro,
a las afueras del pueblo.
Cigarro en boca,
deambula entre la carretera
y los olivares.
Todo eso fue después,
cuando ya no estaba él.
Se me olvida el día
en que empecé a andar,
pero todavía sé mirar de pequeño
y levantar la cabeza
para ver personas grandes.
Yo te encuentro así, abuelo.

Trece febreros y dos días

Han pasado trece febreros.
Trece febreros y dos días.
El invierno era entonces distinto.
Más largo,
más frío.
Yo era un joven de secano
que buscaba mensajes en el mar.
Hoy,
trece febreros y dos días después
sé que no hay guaridas para náufragos
y que no hay náufrago
que no busque,
alguna vez,
una guarida.