Ir al contenido principal

Vendredi nuit

Pienso en acantilados
y en precipicios,
en el filo de la navaja,
en el tiempo
y en ti.

Todo da vértigo.

¿Tengo miedo a las alturas?
Puede ser,
porque las cumbres más escarpadas
están a ras de suelo
y no en Saturno.

A millones de años luz
no hay ratas por las aceras
como en esta ciudad
que llueve lenta,
de madrugada.

¿Hay que tener algo roto
para escuchar crujidos?

A veces tirito
y no hace frío.

Escuchando "Crujidos", de Nacho Vegas.

Comentarios

Miguel Cobo ha dicho que…
Me parece un poema magnífico, por su hondura y por su sencillez y porque se reconoce en él la voz personal del poeta (personal e intransferible). Nada que ver con esos artifcios conceptuales, esteticistas, narcisistas, tan de moda. Como no te puedo dar el premio Adonais, te doy el de la "Paternidad poética". Quien no te pueda sorprender con dos versos, que no te aburra con diez mil.
Un abrazo, Alfonso. Y sigue siendo tan auténtico.

P.d. El comentario anterior era el mismo, pero tenía una errata y la he corregido.
Alfonso C. Cobo Espejo ha dicho que…
Qué mejor premio que el de un padre. Gracias por tu comentario. Un abrazo fuerte!
Anónimo ha dicho que…
- ¿Cómo no equivocarse más?
- Quizás, no hacer nada, no moverse.
Otra vez discutiendo con la memoria.
Es solo un día más en el que decidir si está bien o mal no recordar.
De nuevo, reflexionando sobre el pudor y la vergüenza.
Más instantes gastados en torno a la idea del significado y el sentido.
Momentos que traen palabras
que vienen cargadas de infinitas interpretaciones.
- ¿Qué hacer para no cometer los mismos errores de nuevo?
- No dar un paso más.
Alfonso C. Cobo Espejo ha dicho que…
Anónimo, no hay que quedarse quieto. No hay pudor ni vergüenza. Hay memoria e incertidumbre, que en cantidades adecuadas, nunca está de más.
QuietBrown ha dicho que…
Ay, ay, los crujidos... Poco a poco estoy volviendo a pasearme por blogs, una gozada siempre parar en el tuyo =)
¡Saludos!
Alfonso C. Cobo Espejo ha dicho que…
Gracias por ser fiel a mi orilla, QuiteBrown. Besos
galapaguin ha dicho que…
llueve lenta janoi, por eso no se cansa, por eso encanta, por su acogedora sordidez...

cuando voy en bici por truc bach siempre pienso "oh, si, sucia libertad!"

Entradas populares de este blog

El poeta puede

El poeta puede ver el beso
medio lleno o medio vacío
El poeta lima
El poeta lame
El poeta no tiene lema
El poeta le busca todas las vueltas a Roma
rema que te rema
rima que te rima
de ramo en ramo
El poeta puede volar por los aires
y estrellarse en el cielo.
Acaso entonces se da cuenta:
su poema ha llegado a su ocaso.

Mañana iremos todos juntos a comer croquetas

Estaba en Madrid. Tenía un trabajo bonito y mal pagado. Vivía rodeado de libros, de viejas y de nuevas historias. Esa tarde era un parque y primavera. Una llamada cerró el parque y nubló el cielo. No quiero escribir aquí sobre las lágrimas que recorrieron aquel trayecto de vuelta a casa. Me niego.

Yo escribo aquí sobre el río de generosidad que se desbordaba siempre a tu paso. Me gustaría hablar también de la lluvia. En tu casa diluviaban besos. Yo he crecido regado por tu cariño y tu alegría.

Han pasado seis años y tu río no se seca porque siempre llueves, abuela.

Me gustaría mucho decirte que soy feliz y que mañana, después de misa con zapatos nuevos, iremos todos juntos a comer croquetas.





Tarde de frío

El domingo tirita
cuando se hace de noche
y sabe que su tiempo aquí se acaba.

Bicicletas de invierno
reclaman su condición de juguete de verano
y las manos en el manillar
suplican guantes a Dios.

La lluvia
se presenta en la escena
sin tarjeta de invitación.
La dejan pasar
a pesar de eso.

No hay manual para calles mojadas
cansadas de asfalto
ni instrucciones para sortear
charcos.

Pedales y frenos.
Luces.
Intermitentes.

Algún día el viento
te dirá algo.