Ir al contenido principal

Cambio climático

El rey Eolo,
en su espaciosa cueva,
rige los revoltosos vientos
y las sonoras tempestades
(La Eneida, Virgilio)

Se derretirá la Antártida en el 2040,
los hielos dejarán de ser perpetuos
Las corrientes cálidas del Atlántico norte serán más lentas,
quizás disminuyan los periodos de frío
Aumentarán las tormentas, las inundaciones...


Poco me importa todo esto,
mientras tú y yo amanezcamos juntos
a salvo del efecto invernadero,
secuestrando el calentamiento global
que provoca el roce de dos cuerpos.


Ahora, es invierno en Londres...
y florecen rosas en Hyde Park

Comentarios

Julián Carax ha dicho que…
La página me da problemas a la hora de editar los textos y no puedo separar en estrofas como quiero el texto. De todas formas, ahí va ya publicado. Intentaré solucionarlo
Manuela ha dicho que…
Es por los caracteres HTML. Hay que configurar al final de cada verso para que vuelva. Y poco más.

Y yo venía a comentar poesía. Ya veo que el tema sigue y la sonoridad es significativa. Seguiré leyendo más, y ya te diré.
Julián Carax ha dicho que…
Gracias por tu información. No sabía eso de los HTML (tantas consonantes juntas...). Será un placer para mí que sigas leyendo. Besos
david santos ha dicho que…
Hola, Julian.
Gracias por tu trabajo.
My gusta mucho.
Hasta siempre.
Julián Carax ha dicho que…
Gracias a ti por leerme. Un verdadero placer. Seguiré escribiendo e intentando mejorar.

Abrazos andaluces
MaleNa ha dicho que…
Andaluz del alma mia, con este texto te quedas con mi emocion.

Belo bello, que florezca el mundo, que deshielen los hielos, total el amor nos cobijara.


Felices Fiestas.
Julián Carax ha dicho que…
Felices fiestas, Malena. Gracias por tus comentarios. Seguiremos descubriendo lugares donde cobijarnos, pero uno de ellos seguirá siendo tu blog y, en consecuencia, tu magia.

Besos

Entradas populares de este blog

Facebook

Veo en un pequeño recuadro
que ahora eres amiga de
Brian y Marcella
y que a las nueve de este otoño
irás a beber melancolía
de once grados con Luis.

Descubro que te gusta
pisar los charcos
cuando llueve
y que detestas los inviernos
en abril.

Aunque ya no hablo contigo,
conozco tu ciudad actual
y recuerdo cuál fue tu origen,
que cumples años en diciembre
y te gusta prender fuego
al calendario si te arrastra
la nostalgia en primavera.

Últimamente has viajado a Lisboa,
intuyo que te mecen los tranvías
y te seducen los viejos cafés
color sepia.
Lo sé por tu fotografía
en aquella calle de Bruselas,
donde Magritte fumaba en pipa dorada.

Sueles cambiar de cara a menudo,
me divierten tus gafas de sol
en noviembre
y disfruto con tu colección de sonrisas
o el último vestido azul
que guardas en tu perfil.

Vuelves a estar soltera,
aunque te acompañan ciento veinte
comentarios por debajo
dándote ánimos
y diciendo que él era un idiota.

Aún tiritas cuando alguien te habla
del pasado.
Por eso has borrado mi felicitación
de cumpleaños
y ha…

Abuelo Paco

En memoria de mi querido abuelo Paco,
que se marchó hace 24 años.


Siete años
y era invierno.
Yo aún no lo sabía.
Con esa edad
nadie te enseña
a escribir
la palabra muerte.
Así que pinté
a mi abuelo en
un dibujo:
estaba rodeado
de sí mismo
y podía flotar
encima de las nubes.
Yo las pinté blancas,
sin saber
que era un día gris.
Hoy tengo ya memoria.
Puedo incluso perderla
o inventarla.
Yo recuerdo a un loco
con una bolsa de supermercado
en la cabeza.
También recuerdo a otro,
a las afueras del pueblo.
Cigarro en boca,
deambula entre la carretera
y los olivares.
Todo eso fue después,
cuando ya no estaba él.
Se me olvida el día
en que empecé a andar,
pero todavía sé mirar de pequeño
y levantar la cabeza
para ver personas grandes.
Yo te encuentro así, abuelo.

Trece febreros y dos días

Han pasado trece febreros.
Trece febreros y dos días.
El invierno era entonces distinto.
Más largo,
más frío.
Yo era un joven de secano
que buscaba mensajes en el mar.
Hoy,
trece febreros y dos días después
sé que no hay guaridas para náufragos
y que no hay náufrago
que no busque,
alguna vez,
una guarida.