Ir al contenido principal

La melodía me hace escribir


Esta música me hace escribir, no sé de que ni porqué, sólo sé que tengo que escribir. Letras y letras sin parar acompañando a esta melodía triste, en un día triste, en un día nublado de diciembre, con mucho viento, con cierto desaliento. El piano me obliga a que no cese un instante de pulsar las teclas de este ordenador portátil. Pocas veces había escuchado una melodía con tanta intensidad, una música que me hiciera sentir, no sé ni siquiera el que. Lo único que sé es que me transporta, no sé ni siquiera a donde. Pero me gusta, me gusta tanto escucharla. Posiblemente hay vida debajo de los tejados. Seguro que sí, pero hoy y ahora me apetece quedarme aquí escuchando esta melodía una y otra vez. En mi salón, estoy solo frente a esta pantalla. Me gusta mirar por la ventana y ver el cielo gris con esta canción de fondo. Se llama "Summer 78" y es de Yann Tiersen. La he descubierto por casualidad, entre los cd´s de mi colocatrice. Yo no la llamaría así. No es una canción de un antiguo verano. Es una canción de tarde de invierno, de tarde de domingo, de gente que está sola en su casa sin saber que hacer, sin saber que le puede deparar el próximo segundo de su existencia. Es una canción de alguien que está tumbado en su cama leyendo un libro. Es una canción de alguien que está asomado a una ventana pensando en cómo le dirá eso a esa otra persona que tanto le importa. Es una canción para alguien que está estudiando en su cuarto con su flexo encendido, solo, en silencio. Es una canción para un hombre que pasea por un parque una tarde de invierno porque no tiene donde ir. Es una canción para perderse no se sabe donde, es una canción para apretar una almohada, es una canción para...Al cabo del rato me desperté y la melodía seguía sonando.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Facebook

Veo en un pequeño recuadro
que ahora eres amiga de
Brian y Marcella
y que a las nueve de este otoño
irás a beber melancolía
de once grados con Luis.

Descubro que te gusta
pisar los charcos
cuando llueve
y que detestas los inviernos
en abril.

Aunque ya no hablo contigo,
conozco tu ciudad actual
y recuerdo cuál fue tu origen,
que cumples años en diciembre
y te gusta prender fuego
al calendario si te arrastra
la nostalgia en primavera.

Últimamente has viajado a Lisboa,
intuyo que te mecen los tranvías
y te seducen los viejos cafés
color sepia.
Lo sé por tu fotografía
en aquella calle de Bruselas,
donde Magritte fumaba en pipa dorada.

Sueles cambiar de cara a menudo,
me divierten tus gafas de sol
en noviembre
y disfruto con tu colección de sonrisas
o el último vestido azul
que guardas en tu perfil.

Vuelves a estar soltera,
aunque te acompañan ciento veinte
comentarios por debajo
dándote ánimos
y diciendo que él era un idiota.

Aún tiritas cuando alguien te habla
del pasado.
Por eso has borrado mi felicitación
de cumpleaños
y ha…

Constelación KTM

Por las noches hay perros
con la mirada azul
solo la luz de sus ojos
desafía a la oscuridad
de las calles de este valle,
-ciudad de ciudades-
que duerme, sueña y despierta
rodeado de montañas fugaces
que, como estrellas,
aparecen y desaparecen
según los deseos de las nubes.

Instantánea nocturno-sonora de verano en Katmandú

Los aviones vuelan por la noche en Katmandú
como si volaran más cerca todavía
de lo que vuelan.

Los cláxones suenan por la noche en Katmandú
Como si sonaran más cerca todavía
de lo que suenan.

Los perros ladran por la noche en Katmandú
como si ladraran más cerca todavía
de lo que ladran.

Las ranas croan por la noche en Katmandú
como si croaran más cerca todavía
de lo que croan.

Los grillos grillan por la noche en Katmandú
como si grillaran más cerca todavía
de lo que grillan.

La lluvia cae por la noche en Katmandú
como si cayera más cerca todavía
de lo que cae.