Ir al contenido principal

Ha habido una tormenta de verano, pero Ulises sigue buscando

Cuánto tiempo ha pasado, parece que Ulises se hubiera cansado de buscar el mejor atún para Martina. Una tormenta de verano tumbó su barca y a punto estuvo de naufragar. Sin embargo, tras el largo estío y un otoño lleno de marejadas, Julián Carax confía en continuar con la búsqueda del atún, quiere encontrarse más noticias del paraíso, más minimundos, más botellas con mensaje, más naranjas. Por eso espero que ahora, desde un nuevo mar, un poco más frío, esta nave salga de nuevo a flote y cobre de nuevo vida.

Comentarios

Pau ha dicho que…
Quizá te consuele el saber que una persona desconocida se alegra de que sigas con tu búsqueda.He leído todas las cositas de tu blog en un par de diillas, y me ha gustado. Especialmente, "la naranja".He decidido hacerme un blog para colgar todas las cosas que me gustan, y tenerlas más a mano.Cosas de otros, claro, yo no escribo.
http://enlalunademinube.blogspot.com

A lo mejor ves algo que te gusta.A mi me ha encantado una poesía que mandó un amigo tuyo (supongo) la de "siamo stati naveganti..."Ya ves. Le estás dando algo de poesía a alguien que nisiquiera conoces.Es bonito, ¿no?

Me gustó encontrar tu blog.Hacía mucho que no leía poesía.Cosas de la rutina.Todas las horas del día tan rellenas de cosas que tienes que hacer, que al final no encuentras el momento para dedicarte un ratito a "ti-ti" :p No lo encuentras, porque no lo buscas,claro; simplemente se te olvida,te vas quedando más gris, y más gris, y se te olvida que...

"...cuando abra la puerta y me asome a la escalera, sabré que abajo empieza la calle; no el molde ya aceptado, no las casas ya sabidas, no el hotel de enfrente: la calle, la viva floresta donde cada instante puede arrojarse sobre mí como una magnolia, donde las caras van a nacer cuando las mire, cuando avance un poco más, cuando con los codos y las pestañas y las uñas me rompa minuciosamente contra la pasta del ladrillo de cristal, y juegue mi vida mientras avanzo paso a paso para ir a comprar el diario a la esquina."

ea.Espero que te guste
Julián Carax ha dicho que…
Que alegría tu mensaje, me alegro un montón de que te guste mi blog, de que escribas en él y de que te hayas animado a hacerte uno. Por ello, también te animo a que tu también escribas algo. Me ha encantado y halagado tu comentario. Un beso Pau

Entradas populares de este blog

El poeta puede

El poeta puede ver el beso
medio lleno o medio vacío
El poeta lima
El poeta lame
El poeta no tiene lema
El poeta le busca todas las vueltas a Roma
rema que te rema
rima que te rima
de ramo en ramo
El poeta puede volar por los aires
y estrellarse en el cielo.
Acaso entonces se da cuenta:
su poema ha llegado a su ocaso.

Mañana iremos todos juntos a comer croquetas

Estaba en Madrid. Tenía un trabajo bonito y mal pagado. Vivía rodeado de libros, de viejas y de nuevas historias. Esa tarde era un parque y primavera. Una llamada cerró el parque y nubló el cielo. No quiero escribir aquí sobre las lágrimas que recorrieron aquel trayecto de vuelta a casa. Me niego.

Yo escribo aquí sobre el río de generosidad que se desbordaba siempre a tu paso. Me gustaría hablar también de la lluvia. En tu casa diluviaban besos. Yo he crecido regado por tu cariño y tu alegría.

Han pasado seis años y tu río no se seca porque siempre llueves, abuela.

Me gustaría mucho decirte que soy feliz y que mañana, después de misa con zapatos nuevos, iremos todos juntos a comer croquetas.





Tarde de frío

El domingo tirita
cuando se hace de noche
y sabe que su tiempo aquí se acaba.

Bicicletas de invierno
reclaman su condición de juguete de verano
y las manos en el manillar
suplican guantes a Dios.

La lluvia
se presenta en la escena
sin tarjeta de invitación.
La dejan pasar
a pesar de eso.

No hay manual para calles mojadas
cansadas de asfalto
ni instrucciones para sortear
charcos.

Pedales y frenos.
Luces.
Intermitentes.

Algún día el viento
te dirá algo.